+

La residencia Interacción Rural fue una experiencia intensa y emocional que me dio la oportunidad de conocer otras maneras de vivir, en armonía con la naturaleza, apreciar la ardua labor que implica mantener vivos y saludables los ranchos de la Biosfera de la Sierra de la Laguna, en Baja California Sur.

 

Uno de los recuerdos más valiosos que tengo es que durante mi estancia experimenté dormir todas las noches al aire libre, cobijado por la indescriptible belleza de un cielo infinitamente estrellado y percibir las interconecciones entre todo lo viviente. Existía una vibración invisible que se comenzaba a agitar al unísono en cuanto comenzaba a salir el sol y se iba apaciguando con la perdida de luz. Considero que somos el reflejo y parte de un sólo organismo lleno de eventos y descomunal energía llamado Cosmos.

 

Vasos comunicantes (I y II) son las piezas que realicé a partir de mi experiencia en el Rancho El Refugio. La primera pieza representa al Zalate (Ficus Palmieri) que es el árbol más representativo de la región ya que ha aprendido a sobrevivir contra todo pronóstico y de manera imponente. La segunda pieza surge porque me impactó el método que usan para subir agua desde un arroyo, con una manguera de casi 2 kilómetros dividida en muchos tramos, cada que se obstruye hay que recorrerla tramo por tramo hasta encontrar el desperfecto. Me parece que esta actividad representa el espíritu de los rancheros y describe la pericia con que aprovechan al máximo los recursos naturales y las propiedades físicas del terreno. Ya en el rancho las mangueras tienen un interesante patrón de distribución que quise representar de manera simbólica en estos vasos comunicantes que replican el flujo de las venas o de los ríos y arroyos en un territorio que depende de ellos.

 

Social Media

News

© Icetrip / 2020